Bandera de Moldavia

Moldavia

República de Moldavia

1. DATOS BÁSICOS

1.1. Características generales

Nombre oficial: República de Moldavia.

Superficie: 33.843 km2 (incluye el territorio de la región separatista de Transnistria).

Límites: La República de Moldavia está situada en el sureste de Europa. Su territorio se extiende sobre la parte norte de Besarabia y la parte sur de Bucovina. Se trata de un país interior que limita al norte y al este con Ucrania y al oeste con Rumanía.

Población: 3.559.000 habitantes (2013).

Capital: Chisinau (726.075 habitantes).

Otras ciudades importantes: Balti (144.507 hab.), Tiraspol (150.007 hab.), Tighina, también llamada Bender (97.027 hab.).

Grupos étnicos: Moldavo-rumanos: 71,5%, ucranianos: 11,2%, rusos: 9,4%. gagauzos 3,2%, búlgaros 2%, judíos 1,5%, otros 1,2%.

Idioma: Rumano (en ocasiones denominado moldavo o “lengua de Estado”), ruso y gagauzo (dialecto del turco).

Religión: Hay una mayoría ortodoxa (98%) y otras minorías entre las que destaca la judía (1,5%). De los ortodoxos, el 60% depende del Patriarca de Moscú, el 23% del Patriarca de Bucarest y el 6,6% pertenece directamente a la Iglesia Ortodoxa Rusa.

Bandera nacional: Consta de tres franjas verticales, azul, amarilla y roja, respectivamente, desde el mástil de izquierda a derecha. La franja amarilla porta en su centro el escudo de armas del país.

Moneda: Leu (en plural “lei”) moldavo (MDL), dividido en 100 bani.

Forma de Estado: República.

División administrativa: La República de Moldavia está dividida en 32 distritos (“raioane”), tres municipios (Chisinau, Balti y Bender) y dos “unidades territoriales autónomas” (Transnistria y Gagauzia

N° de Residentes españoles: 18 (02-06-2015)

1.2. Geografía

El territorio de la República de Moldavia se puede describir como una llanura fértil, interrumpida, hacia el centro y el norte, por pequeñas zonas elevadas y valles que sirven de asiento al río Dniéster. El Dniéster fl uye por el este del país y desemboca en el mar Negro ya en territorio de Ucrania. El otro río principal del país es el Prut, que marca la frontera occidental con Rumanía.

1.3. Indicadores sociales

Población urbana (% del total) (2013): 44,9

Densidad de población (hab ./km2) (2013): 124

IDH (valor numérico / n.° orden mundial) (2014): 0,663 / 114

Coeficiente GINI (2010): 30,6 Tasa de fecundidad (2012): 1,456

Tasa de mortalidad infantil (‰) (2013): 13,3

Crecimiento de la población (%) (2013): -0,027

Esperanza de vida al nacer en años (2012): 68,8

Tasa de alfabetización (%) (2012): 99

Tasa bruta de mortalidad (%) (2012): 14,1

Tasa bruta de natalidad (%) (2012): 12,1

Ingreso Nacional Bruto per cápita ($ corrientes) (2013): 2.470
Fuente: Banco Mundial, PNUD .

1.4. Estructura del Producto Interior Bruto. Distribución por sectores (2014)

Estructura del PIB Moldavia

1.5. Coyuntura económica

Coyuntura Económica Moldavia

1.6. Comercio exterior. Balanza comercial en millones de $

Comercio Exterior Moldavia

1.7. Distribución del comercio por países 2014

Distribución del comercio por países Moldavia

1.8. Distribución del comercio por productos 2014

Distribución del comercio por Productos Moldavia

2. SITUACIÓN POLÍTICA

2.1. Situación política reciente

Sinopsis histórica reciente de la República de Moldavia

En 2009 finalizó el período iniciado en 2001 durante el cual el Partido Comunista de la República de Moldavia (PCRM), bajo el liderazgo del entonces Presidente de la República Vladimir Voronin, mantuvo un dominio abrumador sobre las altas instituciones del Estado. Desde entonces, la vida política moldava se ha visto caracterizada por la inestabilidad de las instituciones, así como por una creciente consolidación de la vocación pro-europea del país, que no ha dejado sin embargo de generar tensiones políticas y sociales todavía no resueltas.

En las elecciones parlamentarias del 5 de abril de 2009, el PCRM obtuvo un 49,48% de los votos (60 escaños en el Parlamento unicameral), repartiéndose los tres partidos de la oposición el 50,52% restante (41 escaños). Con estos resultados, el PCRM, claro vencedor, no disponía sin embargo de la mayoría necesaria de 3/5 de la Cámara (61 de los 101 escaños totales) necesaria para elegir al Presidente de la República.

Al no haber otorgado ninguna encuesta previa al PCRM tan amplia ventaja como finalmente obtuvo en los comicios, comenzaron a propagarse por Chisinau rumores de un fraude electoral que dieron lugar a que, el 6 de abril, varios miles de jóvenes se concentrasen en el centro de la capital denunciando las irregularidades presuntamente cometidas. Los días siguientes se sucedieron manifestaciones violentas y disturbios. Consecuencia directa de estas manifestaciones fue que el Tribunal Constitucional ordenara un recuento de los votos, cuya conclusión publicada por la Comisión Electoral Central vino a confirmar los resultados anunciados en la noche del 5 de abril.

En las dos votaciones parlamentarias a la Presidencia de la República, celebradas el 20 de mayo y el 3 de junio, la candidata del PCRM y Primera Ministra en funciones, Zinaida Greceanii, no obtuvo la mayoría necesaria de 61 votos para ser investida como Jefe del Estado. Por lo tanto, y en estricto cumplimiento de los preceptos constitucionales, el Presidente en funciones, Vladimir Voronin, tuvo que disolver el Parlamento y convocar nuevas elecciones parlamentarias que se celebraron el 29 de julio de 2009.

Estos comicios dieron el 44,69% del voto al PCRM, repartiéndose los cuatro partidos de la oposición el 55,31% restante de la siguiente manera:

Partido Liberal Demócrata de Moldavia (PLDM) 16,57%. Partido Liberal (PL) 14,68%. Partido Demócrata de Moldavia (PDM) 12,54%. Alianza Nuestra Moldavia (AMN) 7,35%.

En definitiva, los comunistas se hacían con 48 escaños en el Parlamento y la oposición con 53. De esta forma, los cuatro partidos de la oposición con representación parlamentaria se aglutinaron en la denominada Alianza para la Integración Europea (AIE). El 28 de agosto de 2009, el Parlamento eligió al líder del Partido Liberal, Mihai Ghimpu, con los 53 votos de la AIE, como nuevo Presidente del Parlamento moldavo. El 11 de septiembre, el Presidente en funciones de la República, Vladimir Voronin, dimitía de todas sus funciones como Jefe del Estado. Según la Constitución moldava, el Presidente del Parlamento, Mihai Ghimpu, pasaba a ocupar, de forma interina, la Presidencia de la República.

El 25 de septiembre, el Parlamento moldavo, en sesión plenaria, otorgó su voto de confianza al nuevo Gobierno dirigido por el líder del PLDM, Vlad Filat. El Ministro de Asuntos Exteriores, Iurie Leanca, fue nombrado Viceprimer Ministro de Moldavia.

Los días 10 de noviembre y 7 de diciembre de 2009, el Parlamento moldavo se reunió para votar la candidatura al cargo de Presidente de la República de Marian Lupu, líder del PDM, que contaba con el respaldo del conjunto de la AIE. En ambas votaciones, los 48 representantes del PCRM se ausentaron de la cámara. Por lo tanto, la candidatura de Lupu, que obtuvo el respaldo de los 53 votos de los integrantes de la AIE, no consiguió alcanzar la mayoría de 3/5 (ó 61 escaños) exigida por la Constitución. Esta situación que, en principio, obligaba a convocar elecciones parlamentarias anticipadas, marcó la agenda política moldava a partir de entonces.

De hecho, tras los intentos fallidos de nombramiento parlamentario del candidato a la Jefatura del Estado, la AIE decidió iniciar un proceso con vistas a adoptar una nueva Constitución y desbloquear así la situación de parálisis institucional evitando convocar elecciones legislativas anticipadas. Con esta intención, el Ejecutivo moldavo consultó a la Comisión de Venecia del Consejo de Europa que, a su vez, sugirió la reforma de los artículos de la Carta Magna que hacen referencia a la elección presidencial.

En consonancia con las recomendaciones del Consejo de Europa, se celebró el 5 de septiembre de 2010 el que se preveía “trascendental” referéndum de reforma constitucional, cuyo resultado debía determinar el modo, directo o indirecto, de elección del Presidente y permitir, eventualmente, desbloquear la situación política que se vivía desde hacía más de un año. Mientras que la opción de la elección directa era defendida por los partidos de la AIE, el Partido Comunista apeló al absentismo electoral con el fin de hacer fracasar dicho referéndum que consideraba “ilegal”. La participación en el referéndum fue finalmente de apenas un 29,18%, por debajo del umbral mínimo exigido por la legislación moldava – un tercio del electorado – para la validación de la consulta.

El fracaso del referéndum supuso un duro golpe para las expectativas políticas de la AIE y abrió las puertas a unas nuevas elecciones legislativas que se celebraron el 28 de noviembre de 2010, con el resultado siguiente:

Partido Comunista de la República de Moldavia (PCRM) 39,3% y 42 escaños. Partido Liberal Demócrata de Moldavia (PLDM) 29,4% y 32 escaños. Partido Demócrata de Moldavia (PDM) 12,7% y 15 escaños. Partido Liberal (PL) 10% y 12 escaños.

El panorama político se mantuvo, pues, invariable: los partidos de la AIE siguieron manteniendo sus opciones de formar Gobierno de coalición, pero no de elegir al Jefe del Estado sin contar con el PCRM.

El 30 de diciembre de 2010, los líderes de PLDM (Vlad Filat), PDM (Marian Lupu), y PL (Mihai Ghimpu) firmaron el acuerdo de constitución de una nueva coalición de Gobierno. En la práctica, esta decisión significaba la reconstitución de la Alianza para la Integración Europea (AIE) que había gobernado Moldavia desde julio de 2009.

El mismo 30 de diciembre fue elegido Presidente del Parlamento, con 57 votos a favor, Marian Lupu que, en condición de tal, también ocupó el cargo de Presidente interino de la República. Al día siguiente, el Presidente del Parlamento firmó el decreto por el que se nombraba a Vlad Filat Primer Ministro de la República de Moldavia.

Las elecciones locales celebradas los días 5 y 19 de junio arrojaron un resultado particularmente favorable para los partidos pro-europeos, que obtuvieron 603 alcaldías – entre ellas, la de Chisinau para Dorin Chirtoaca, del PL – frente a las 203 del PCRM.

Sin embargo, el Tribunal Constitucional de la República de Moldavia falló el 20 de septiembre de 2011 que no cabía modificar el texto constitucional por medio de una ley orgánica aprobada por el Parlamento. La sentencia no sólo constituyó un serio revés para la mayoría parlamentaria de la AIE, que albergaba la esperanza de poder modificar la regla vigente de la mayoría absoluta (61 votos parlamentarios) por la de la mayoría simple en la elección del Presidente, sino que desató una lucha de poder en su seno que agudizó la situación de inestabilidad que vivía Moldavia desde abril de 2009.

En ese contexto, el 5 de noviembre de 2011 abandonaron la disciplina de voto del PCRM tres de sus diputados reformistas, entre ellos Igor Dodon, ex-candidato a la alcaldía de Chisinau, y Zinaida Greceanii, ex-Primera Ministra. Esto suponía para el partido perder la minoría de bloqueo de la que disponía y la aparición de la posibilidad teórica de materializar la elección parlamentaria del Jefe del Estado.

Tras un intento de elección fracasado el 18 de noviembre por la ausencia de candidatos ante la incertidumbre de obtener las mayorías necesarias, y una votación el 16 de diciembre en que la candidatura de Marian Lupu no consiguió reunir los votos necesarios, finalmente el 16 de marzo de 2012 el Parlamento de Chisinau eligió al hasta entonces Presidente del Consejo Superior de Magistratura, Nicolae Timofti, como Presidente de la República de Moldavia. Timofti se convirtió, tras la investidura, en el cuarto Presidente moldavo tras la desintegración de la URSS, al obtener 62 votos, uno más de los requeridos por la Constitución moldava. Se cerraba de esta manera un periodo de 917 días de crisis política e institucional en la República de Moldavia.

El Parlamento aprobó el 5 de marzo de 2013, con 54 votos a favor de los 101 posibles (PCRM, PDM y algunos independientes provenientes en su mayoría del grupo comunista), una moción de censura contra el Gobierno de Vlad Filat por causa de presunta corrupción. Esto llevó a la dimisión del Gobierno.

El 30 de mayo, tras casi dos meses de nueva incertidumbre política, se alcanzó un acuerdo entre PLDM, PDM y el sector del PL dirigido por Mihai Hadarca, que permitió formar una nueva coalición de gobierno, la llamada Coalición ProEuropea, y evitar elecciones legislativas anticipadas. El nuevo Gobierno fue encabezado por el hasta entonces respetado Ministro de Asuntos Exteriores, Iurie Leanca, del PLDM, y centró desde entonces sus esfuerzos en consolidar el acercamiento a la Unión Europea (UE) dentro del Partenariado Oriental. En su haber puede contarse el haber conseguido la liberalización de visados con la UE, así como la firma, el 27 de junio de 2014, del Acuerdo de Asociación y del Acuerdo de Libre Comercio Amplio y Profundo que actualizaron y ampliaron el marco de relaciones con la Unión.

En 2 de febrero de 2014, el Gobierno de la unidad territorial autónoma de Gagauzia – territorio al sur del país poblado mayoritariamente por los gagauzos, de origen turco y religión cristiana – auspició un referéndum considerado ilegal por las autoridades moldavas y que no obtuvo reconocimiento internacional. En él, los electores votaron mayoritariamente a favor de la adhesión de Moldavia a la Unión Aduanera promovida por Rusia – en detrimento del acercamiento a la UE. Además se pronunciaron a favor de la posibilidad de que Gagauzia ejerciese la autodeterminación caso de que cambiase el estatuto de Moldavia como país independiente – en clara alusión a una hipotética incorporación de Moldavia a Rumanía. La convocatoria del referéndum habría sido motivada, según los dirigentes gagauzos, por las declaraciones del entonces Presidente de Rumanía, Traian Basescu, a favor de la unión de ambos países.

Biografías
Jefe del Estado, Primer Ministro y el Ministro de Asuntos Exteriores

Nicolae Timofti – Presidente de la República de Moldavia Nicolae Timofti nació el 22 de diciembre de 1948 en Ciutulesti. Cursó entre 1967 y 1972 estudios de Derecho en la Universidad de Estado de Moldavia. En 1992 participó en un curso de formación de jueces en EEUU. Entre 1980 y 1996 ejerció como Juez del Tribunal Supremo de la República de Moldavia del que fue Vicepresidente entre 1990 y 1996. Desde entonces hasta 2001 presidió el Tribunal de Apelación de la República de Moldavia. De 2005 a 2012 fue, de nuevo, miembro del Tribunal Supremo de la República de Moldavia. Miembro del Consejo Superior de la Magistratura desde 2003, pasó a presidirlo en 2011. El 16 de marzo de 2012 fue elegido por el Parlamento Presidente de la República de Moldavia, cargó que juró el 23 de abril de ese mismo año. Está casado y tiene tres hijos.

Natalia Gherman

Primera Ministra interina, Viceprimera Ministra, Ministra de Asuntos Exteriores e Integración Europea Hija del primer Presidente de la República de Moldavia independiente, nació el 20 de marzo de 1969. Diplomática de carrera desde 1992, se licenció en Filología alemana e inglesa por la Universidad del Estado de Moldavia en 1991. En 1999 obtuvo un Máster en Seguridad por la Universidad de Londres, King’s College. Desde 2009 y hasta la fecha de su nombramiento como jefa de la diplomacia moldava, ocupó el cargo de Viceministra de Asuntos Exteriores e Integración Europea. Entre 2006 y 2009 ejerció en Estocolmo como Embajadora ante Suecia, Noruega y Finlandia. Entre 2002 y 2006 había ocupado el cargo de Embajadora en Austria y Representante Permanente ante la OSCE y otras organizaciones internacionales. Está casada y tiene un hijo. Habla inglés, alemán y ruso.

2.2. Política exterior

Breve mención a las relaciones exteriores de la República de Moldavia

Las relaciones exteriores de Moldavia giran fundamentalmente en torno a la disyuntiva entre un acercamiento a la Unión Europea y a los países occidentales en general, y su permanencia en la esfera de influencia de Rusia, ahora representada por un hipotético ingreso en la Unión Económica Euroasiática promovida por Moscú.

Las relaciones con la Unión Europea, que se enmarcan dentro del Partenariado Oriental, vienen siendo uno de los elementos clave de la vida política de Moldavia. En 2014 se dieron dos hitos fundamentales en el acercamiento de Moldavia hacia la Unión Europea.

En primer lugar, a partir del 28 de abril la UE liberalizó completamente el régimen de visados de corta duración para pasaportes biométricos de Moldavia. Esta medida fue el fruto de un proceso de diálogo iniciado en junio de 2010. Moldavia se convertía así en el primer país del Partenariado Oriental en obtener este trato.

En segundo lugar, el 27 de junio se firmó el Acuerdo de Asociación UE-Moldavia, que había sido rubricado con ocasión de la Cumbre del Partenariado Oriental de Vilnius el 29 de noviembre de 2013. Ratificado casi inmediatamente por Moldavia (23 de julio), se inició su aplicación provisional el 1 de septiembre de 2014, a la espera de su ratificación por el conjunto de los Estados miembros de la UE. Su objetivo es profundizar en las relaciones políticas y económicas entre Moldavia y la UE, poniendo un especial énfasis en valores fundamentales como la democracia, los derechos humanos, el buen gobierno, la economía de mercado y el desarrollo sostenible. Contempla reformas fundamentales en la práctica totalidad de ámbitos, incluidos Justicia, energía, transporte, protección medioambiental, desarrollo industrial, educación, cultura, juventud, etc.

El Acuerdo de Asociación incluye como elemento fundamental un Acuerdo de Libre Comercio Amplio y Profundo (DCFTA, en sus siglas en inglés), con vocación de asistir a Moldavia en su comercio y desarrollo económico mediante la progresiva retirada de aranceles y cuotas y, junto a la armonización de la normativa moldava con la comunitaria en los diversos sectores, contribuir a integrar su economía en el mercado interior de la UE.

El 6 de noviembre de 2014, con ocasión de la visita a Chisinau del Comisario de Ampliación y Política de Vecindad, Johannes Hahn, se firmaron dos acuerdos de asistencia de la UE a Moldavia. El primero fue el Memorando de Entendimiento del Marco Único de Apoyo de la UE a Moldavia 2014-2017, que contempla entre 335 y 410 millones de euros para el cumplimiento de los compromisos contenidos en el Acuerdo de Asociación, con un especial énfasis en los siguientes ámbitos: reforma de la Administración Pública; Agricultura y Desarrollo Rural; y reforma de la Policía y Gestión de Fronteras. El segundo es un Acuerdo de financiación para apoyar la puesta en marcha del DCFTA, que prevé 30 millones de euros para fomentar la competitividad de las PYMES, apoyar el desarrollo de nueva legislación en línea con los estándares UE, y promover oportunidades de exportación e inversión.

Las relaciones de Moldavia con Rusia, profundas y complejas, se encuentran marcadas por la presencia rusa en Transnistria, la numerosa colonia moldava residente en Rusia (que algunas estimaciones llegan a cifrar en medio millón de personas) y la fuerte dependencia energética moldava respecto al gas ruso. Han conocido además un deterioro progresivo a medida que las autoridades de Chisinau han progresado en su acercamiento a la UE.

Cuando en enero de 1992 estalló la guerra civil, el XIV Ejército ruso, acantonado en Transnistria, suministró armamento a los separatistas. En el marco del armisticio firmado en julio de ese mismo año, tropas rusas pasaron a formar parte de la Comisión Conjunta de Control, junto a efectivos moldavos y transnistrios. No se ha producido hasta la fecha la retirada de las tropas y el armamento rusos presentes en la franja, a pesar de diversos compromisos asumidos en este sentido por Moscú (acuerdo ruso-moldavo de octubre de 1994, no ratificado por la Duma rusa; compromiso del Presidente Yeltsin con ocasión de la Cumbre de la OSCE de Estambul, en noviembre de 1999). Actualmente Rusia mantendría en Transnistria unos 1.500 efectivos, principalmente encargados de la custodia del armamento y munición todavía presente en la zona.

La Federación Rusa tiene un papel destacado en el proceso de conversaciones sobre Transnistria denominado como “proceso 5+2”, en el que también participan Ucrania, Estados Unidos, la UE y la OSCE, además de la República de Moldavia y las autoridades transnistrias. Tras años de parálisis, la primera reunión oficial del grupo se celebró en Vilnius, capital de Lituania – país que ejercía en ese momento la presidencia de turno de la OSCE – el 30 de noviembre y el 1 de diciembre de 2011. Las reuniones celebradas hasta la fecha han permitido avanzar en cuestiones como las relaciones económicas entre Chisinau y Tiraspol, la libertad de movimientos a ambos lados del Dniéster y la enseñanza en lengua moldava en Transnistria, aunque se mantiene la posición de principio de Moscú y de Tiraspol de no incluir en la agenda ningún tema a tratar sobre asuntos políticos y de seguridad. Si bien en 2015 se han producido contactos entre las autoridades de Chisinau y Tiraspol, la última ronda formal de conversaciones en formato 5+2 tuvo lugar en Viena los días 5 y 6 de junio de 2014.

El acercamiento de las autoridades de Chisinau a la UE ha precipitado contramedidas rusas en el ámbito comercial. En septiembre de 2013, en un intento de desincentivar la rúbrica del Acuerdo de Asociación con la UE, Moscú decretó el embargo del vino moldavo – importante industria nacional que en su día fue el suministrador exclusivo del conjunto de la Unión Soviética. A resultas de la firma del citado Acuerdo el 27 de junio de 2014, Moscú adoptó restricciones adicionales sobre las importaciones de frutas frescas y en conserva y las de productos cárnicos provenientes de Moldavia.

Por lo que respecta a las relaciones con Rumanía, tras la “histórica” visita del Presidente Basescu a Chisinau en enero de 2004 (su primer viaje oficial al extranjero), las relaciones con Moldavia mejoraron sustancialmente.

En abril de 2009, no obstante, se produjo un recrudecimiento de las relaciones bilaterales a raíz de los rumores de fraude electoral en las elecciones moldavas de 5 de abril de ese año, que derivaron en manifestaciones violentas y masivas en Chisinau. Manifestantes terminaron ocupando el Parlamento, enarbolando la bandera rumana y gritando consignas a favor de la reunificación rumano-moldava. Tras los sucesos, el Presidente moldavo, Vladimir Voronin, decidió establecer visado para los ciudadanos rumanos y declaró persona no grata al Embajador rumano en Moldavia, afirmando tener pruebas de la implicación de los servicios secretos rumanos en los sucesos.

Tras la salida del PCRM del Gobierno de Moldavia en las elecciones de julio de 2009, las relaciones bilaterales se fueron normalizando paulatinamente, en especial a raíz de la fructífera visita a Moldavia del Presidente Basescu a finales de enero de 2010, en la que se alcanzaron numerosos acuerdos, sobre todo de índole financiera.

Las autoridades de Bucarest han situado el acercamiento de Moldavia a la UE como uno de sus principales objetivos de política exterior. Así, el 3 de marzo de 2012 se firmó el “Plan de Acción entre el Gobierno de Rumanía y el Gobierno de la República de Moldavia para la puesta en aplicación de la Declaración Común sobre la creación de un Partenariado Estratégico entre los dos países para la Integración Europea, la Cooperación Política e Institucional, la Cooperación Económica, Cultural y Educativa”. Rumanía presta además asistencia material (suministro de microbuses, creación de escuelas infantiles, etc.). Un aspecto destacado de la cooperación bilateral ha sido la apertura en enero de 2015 del gasoducto Iasi-Ungheni, que permite el suministro de gas rumano a Moldavia y reducir así la dependencia energética prácticamente total que ésta tiene de Rusia. Ya se encuentra en marcha el proyecto para extender la red de Ungheni a Chisinau, principal centro consumidor de energía del país.

Las relaciones de Estados Unidos con Moldavia han progresado de manera paulatina desde su independencia, tanto bilateralmente, como a través de foros internacionales como la OSCE, la OTAN y la GUAM – Organización para la Democracia y el Desarrollo Económico. Moldavia es socio de la OTAN en el marco del “Euro Atlantic Partnership Council” (EAPAC) y desde 1999 participa en la Asociación para la Paz de la OTAN. Hito histórico de las relaciones bilaterales EEUU-Moldavia fue la visita oficial a Chisinau que realizó el Vicepresidente norteamericano, Joe Biden, los días 11 y 12 de marzo de 2011. Tras mantener sendas reuniones con el Presidente del Parlamento moldavo y Presidente interino de la República, Marian Lupu, y con el Primer Ministro, Vlad Filat, Biden pronunció un discurso en la plaza central de Chisinau ante la multitud reunida para celebrar los 20 años trascurridos desde la proclamación de la independencia.

3. RELACIONES CON ESPAÑA

3.1. Diplomáticas

España y Moldavia establecieron relaciones diplomáticas el 31 de enero de 1992. La visita de trabajo a Madrid efectuada el 6 de octubre de 2006 por el Viceprimer Ministro y Ministro de Asuntos Exteriores y de Integración Europea de la República de Moldavia, Andrei Stratan, a invitación del Ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, puso fin a la ausencia de contactos bilaterales de alto nivel entre España y Moldavia que se arrastraba desde 2002.

La visita del Ministro Stratan tuvo especial importancia, más allá de la relación bilateral con España, ya que se produjo en vísperas de la Presidencia Española de la OSCE y de la transformación de Moldavia en país vecino de la Unión Europea (UE), tras la adhesión de Rumanía el 1 de enero de 2007.

Con ocasión de la visita, Moldavia solicitó el apoyo español para conseguir unas relaciones más favorables y más estrechas con la UE: un nuevo régimen comercial, un régimen más favorable de visados y la negociación de un Acuerdo de Asociación.

En su calidad de Presidente en ejercicio de la OSCE, el Ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, realizó una visita a Chisinau los días 7 y 8 de octubre de 2007 en la que fue recibido por el Presidente de la República, Vladimir Voronin, el Primer Ministro, Vasile Tarlev, y por el Viceprimer Ministro y Ministro de Asuntos Exteriores y de Integración Europea, Andrei Stratan. En su desplazamiento a Tiraspol, el Ministro Moratinos fue recibido por el entonces líder transnistrio, coronel Igor Smirnov.

En enero de 2010, la Viceministra de Asuntos Exteriores de la República de Moldavia, Natalia Gherman, visitó España para participar en el seminario sobre el Partenariado Oriental los días 27 y 28 de enero. Durante su visita, la Sra. Gherman se entrevistó con el Secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Ángel Lossada, para tratar los principales asuntos que ocupaban la agenda bilateral, entre los que destacaba la inauguración de la Embajada de Moldavia en Madrid para ese mismo año. Asimismo, se abordó el desarrollo de las relaciones de la República de Moldavia con la UE.

El 9 de julio de 2010 Moldavia abrió Embajada residente en Madrid. El 22 de octubre de 2013 visitó España la entonces ya Viceprimera Ministra y Ministra de Asuntos Exteriores e Integración Europea, Natalia Gherman. Entre los resultados de dicha visita, en el curso de la cual mantuvo un encuentro con su homólogo español García-Margallo, se encontró la firma de cuatro tratados bilaterales: de cooperación en materia educativa, cultural y científica; de asistencia administrativa recíproca en el ámbito aduanero; de cooperación en asuntos de seguridad y lucha contra la delincuencia; y de readmisión de residentes ilegales.

3.2. Relaciones económicas

COMERCIO DE ESPAÑA- MOLDAVIA
A. BALANZA COMERCIAL (miles de euros)

Comercio España-Moldavia

B. IMPORTE DE INVERSIONES BRUTAS DIRECTAS (miles de euros)

Importe de Inversiones Moldavia

C. DISTRIBUCIÓN DEL COMERCIO POR SECTORES (2013)

Ranking por sectores de las exportaciones de España a Moldavia En (miles de euros)

Distribución del Comercio España-Moldavia

Ranking por sectores de las importaciones de España con origen en Moldavia

Distribución del Comercio Moldavia-España

El comercio bilateral es modesto, poco diversificado y, desde 2006, superavitario para nuestro país, al haber desaparecido en 2005 la hasta entonces principal partida importadora española: los productos siderúrgicos de la planta transnistria de Rybnitsa.

3.3. Relación de visitas en ambos sentidos (diez últimos años)

Personalidades moldavas a España

06-10-2006: Andrei Stratan, Viceprimer Ministro y Ministro de Asuntos Exteriores y de Integración Europea efectúa una visita de trabajo a Madrid.
29-06-2008: Valeriu Ostalep, Secretario de Estado de Asuntos Exteriores.
27-01-2010: Natalia Gherman, Viceministra de Asuntos Exteriores, participa en un seminario sobre el Partenariado Oriental.
22-10-2013: Natalia Gherman, Viceprimera Ministra y Ministra de Asuntos Exteriores.

Personalidades españolas a Moldavia

06-11-2000: Ramón de Miguel, Secretario de Estado para Asuntos Europeos, efectúa una visita de trabajo.
07/08-10-2007: Miguel Ángel Moratinos, Ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, visita Chisinau en su calidad de Presidente en ejercicio de la OSCE.

3.4. Relación de declaraciones, tratados y acuerdos firmados

20-05-1999 Acuerdo entre el Gobierno del Reino de España y el Gobierno de la República de Moldova sobre transpor¬te internacional por carretera. BOE 25-699. En vigor.
27-06-01. 11-05-2006 Acuerdo para la promoción y protección recíproca de inversio¬nes. En vigor 17-1-2007. BOE 12-2-2007.
08-10-2007 Convenio para evitar la Doble imposición. En vigor 30-3-09. BOE 11-4-2009.
22-10-2013 Acuerdo de Cooperación en materia aduanera 22-10-2013 Acuerdo de Cooperación Cultural Educativa y Científica.
22-10-2013 Acuerdo de Cooperación en Materia de Seguridad y Lucha contra el Crimen 22-10-2013 Protocolo del Acuerdo de Readmisión de Inmigrantes Ilegales.

3.5. Datos de la representación

Cancillería

Dirección: Aleea Alexandru, 43, Sector 1. 011822, Bucarest. Teléfono: 00 40 21 3181077
Teléfono de la Sección consular: 00 40 21 3181080
Fax de la Sección consular: 00 40 21 3181071
Correo electrónico: [email protected]
Embajador: Ramiro Fernández Bachiller.

Oficina Económica y Comercial

Dirección: Strada Dionisie Lupu, 64-66, 3°, Sector 1, 010458, Bucarest.
Teléfonos: 00 40 21 312 80 50 y 312 80 60.
Fax: 00 40 21 312 90 80.
Correo electrónico: [email protected]

Agregaduría de Educación, Cultura y Deporte

Dirección: Intrarea Bitolia 25, sector 1, 011675, Bucarest.
Teléfono: 00 40 21 230 17 72.
Fax: 00 40 21 230 17 26.
Correo electrónico: [email protected]

Agregaduría de Interior

Dirección: Aleea Alexandru 43, sector 1, 011822, Bucarest.
Teléfono: 00 40 21 318 11 04.
Fax: 00 40 21 318 10 74.
Correo electrónico: [email protected]

Instituto Cervantes

Dirección: Bd. Regina Elisabeta, 38, Sector 5, 050017, Bucarest.
Teléfonos: 00 40 21 210 27 37, 210 47 77 y 210 67 77.
Fax: 00 40 21 210 77 67.
Correo electrónico: [email protected]

Consulado Honorario de España en Chisinau

Dirección: Strada 31 August 1989 nº 139, ap. 18, 2004, Chisinau.
Teléfono y Fax: 00 373 22 431 655.

Sugerencias y comentarios

Si consideras que hay algún error en el texto o deseas aportar información para mejorarlo puedes enviarnos un comentario a través del siguiente formulario. Agradecemos tu colaboración.