Bandera de Bielorrusia

Bielorrusia

República de Bielorrusia

1. DATOS BÁSICOS

1.1. Características generales

Nombre oficial: República de Bielorrusia.

Superficie: 207.595 km².

Límites: Situado en Europa Oriental, Bielorrusia limita al norte con Lituania, Letonia y Rusia, al este con Rusia, al sur con Ucrania y al oeste con Polonia. No tiene salida al mar.

Población: 9,6 millones de habitantes (estimación julio 2014 – Fuente: CIA World Factbook).

Capital: Minsk (1,837 millones habitantes – Fuente: último censo, efectuado en 2009).

Otras ciudades: Gomel (480 mil habitantes), Mogilev (369 mil habitantes), Vitebsk (350 mil habitantes), Grodno (321 mil habitantes), y Brest (320 mil habitantes).

Idioma: Los idiomas oficiales son el bielorruso y, desde 1995, también el ruso. El ruso es más usado que el bielorruso, sobre todo en las ciudades. Hay minorías que hablan polaco y ucraniano.

Moneda: Rublo bielorruso (1 euro = 13.339 BRb, a 11 de noviembre de 2014).

Religión: Cerca del 78% de la población es cristiana ortodoxa. La iglesia ortodoxa bielorrusa depende del Patriarcado de Moscú y de Todas las Rusias. Sigue el rito bizantino y utiliza el eslavo antiguo como lengua para la liturgia. La máxima autoridad local es el metropolita de Minsk y de Slutsk. El catolicismo (18%) es la segunda religión más importante del país. El estado es oficialmente aconfesional.

Forma de estado: República presidencialista. Los tres poderes, así como las administraciones locales y regionales, están fuertemente controlados por el presidente de la República.

División administrativa: Bielorrusia se divide en 6 regiones -Brest, Gomel, Grodno, Mogilev, Minsk y Vitebsk- y una ciudad autónoma, Minsk. Éstas, a su vez, se dividen en distritos. La población en las distintas regiones está distribuida de forma bastante equitativa (todas las regiones superan el millón de habitantes). Las regiones son también similares en superficie.

1.2. Geografía

Carece de acceso al mar. La mayoría del terreno es llano. El país cuenta con más de 11.000 lagos y numerosas zonas pantanosas, resultado de la erosión glaciar. El 26,77% de la tierra es cultivable, aunque sólo el 0,6% lo es todo el año. En el sur del país hay grandes extensiones de terreno todavía contaminadas por la fuga radiactiva de Chernobil (Ucrania) en 1986. Bielorrusia tiene cinco parques naturales. Uno de ellos, Belavezhskaya Puscha, que comparte con Polonia, ha sido declarado reserva de la biosfera por la UNESCO. En este parque se encuentran algunos de los últimos bosques primitivos de Europa.

1.3. Indicadores sociales

Densidad población (hab. por km²) (2011): 46,2

Renta per cápita: 6.739 $

Coeficiente GINI: 0,26

Esperanza de vida (2012): 70,6 años

Crecimiento de la población % (2012): – 0,3%

IDH (valor numérico/nº orden mundial) (2012): 0,793/50º

Tasa de natalidad (2011): 11/1000

Tasa de fertilidad (2011): 1 hijo/mujer

Fuentes: PNUD, UNICEF, Banco Mundial, FMI y División Estadística de Naciones Unidas.

1.4. Estructura del Producto Interior Bruto. 2013

Estructura del PIB en Bielorrusia

1.5. Coyuntura económica

Coyuntura Económica en Bielorusia

1.6. Comercio exterior

Comercio Exterior en Bielorusia

1.7. Distribución del comercio por países. 2013

Distribución del Comercio en Bielorusia por Países

1.8. Distribución del comercio por productos. 2011

Distribución del Comercio en Bielorusia por Productos

2. SITUACIÓN POLÍTICA

2.1 Política interior.

El Presidente Lukasehnko, de 59 años de edad, gobierna el país desde 1994, cuando ganó en la segunda vuelta (80,1% de los votos) las primeras y únicas elecciones presidenciales democráticas celebradas en el país y a las que concurrió como candidato independiente con un programa de corte populista, centrado en la lucha contra la corrupción, el crimen organizado y la “conspiración del nuevo orden mundial y el sionismo”.

Su presidencia, tras un referéndum celebrado en noviembre de 1996 para modificar la constitución que la OSCE consideró desprovisto de legitimidad-, se convirtió, a todos los efectos prácticos, en un régimen autoritario y persona lista. Desde entonces sus relaciones con los países occidentales han sido muy accidentadas, salpicadas de continuos encontronazos.

Lukashenko obtuvo un segundo mandato en 2001, tras ganar las elecciones presidenciales en la primera vuelta con un 75,6% de los votos según los resultados oficiales. La OSCE, que no envío observadores a las elecciones, las consideró no democráticas.

En 2004, Lukashenko, de nuevo mediante un referéndum, suprimió la limitación constitucional de un máximo de dos mandatos presidenciales consecutivos.

Las elecciones presidenciales de 2006 depararon a Lukashenko un tercer mandato. Según los resultados oficiales, ganó en primera vuelta con el 84,2% de los votos. La oposición política, sobreponiéndose al acoso gubernamental, se había aglutinado en torno a un candidato único, Aleksandr Milinkievich, y protagonizó diversos actos públicos de protesta en los días que siguieron a las elecciones. No obstante, dicha protesta popular, limitada en su alcance por el control gubernamental de los medios de comunicación y la intimidación sobre los activistas políticos, quedó muy lejos de la amplitud de la entonces reciente “revolución naranja” en Ucrania y se apagó trascurridos unos días. Una vez más, la misión de observación electoral de la OSCE consideró los comicios no democráticos.

En vísperas de las elecciones presidenciales del 19 diciembre de 2010, quedó en suspenso la tímida apertura democrática iniciada por el régimen en 2008 y 2009 con objeto de mejorar sus relaciones con la UE. Se intensificó la intimidación gubernamental contra las organizaciones políticas y los escasos medios de comunicación independientes. La oposición política no alcanzó la unidad que mostró en 2006 y concurrió a las elecciones con nueve candidatos. La noche de la jornada electoral, tras conocerse los primeros resultados provisionales, se produjeron nutridas manifestaciones en el centro de Minsk para protestar contra el fraude electoral. La policía arrestó a siete de los candidatos presidenciales (uno de ellos, Mikola Statkevich, permanece todavía en prisión). Dos de ellos fueron golpeados y resultaron heridos. Con un 79,65% de los votos (y una participación del 90,65%), la comisión electoral otorgó a Lukashenko la victoria en la primera vuelta. La OSCE, una vez más, denunció graves irregularidades en los comicios, mientras que los observadores de la CEI los calificaron de libres y transparentes.

Los últimos comicios celebrados en el país, las elecciones parlamentarias de septiembre de 2012, volvieron a tener lugar en un clima de control y presión sobre la oposición política. De nuevo, la OSCE consideró que no se ajustaron a los estándares mínimos internacionales. Como resultado, sigue sin haber ni un solo representante de la oposición en el Parlamento bielorruso desde las elecciones parlamentarias de 2000 y el número de diputados provenientes de un partido político (incluso pro-gubernamental) se ha reducido a tan sólo cuatro. Sin embargo, la CEI volvió a considerar los comicios libres y transparentes.

Es un hecho comúnmente aceptado que Aleksandr Lukashenko sigue siendo no sólo el líder absoluto de Bielorrusia, sino también su político más popular. Los partidarios de Lukashenko, a quien se refieren familiarmente por el apodo de batka (papá), han sostenido siempre que, al preservar el control público sobre las empresas nacionales y frenar las privatizaciones, evitó el desplome de la economía y los desórdenes que han padecido otros estados surgidos de la desaparición de la URSS.

La oposición política ha sido incapaz de reorganizarse desde los comicios presidenciales de diciembre de 2010. Algunos de sus líderes permanecen en prisión o han sido privados de sus derechos políticos y civiles; otros han optado por el exilio. En la actualidad, al gobierno le basta con mantener un acoso continuo de baja intensidad sobre los opositores políticos, pues la adopción en los últimos años de toda una serie de leyes, políticas y prácticas represoras ha conducido a una reducción muy sustancial de las actividades políticas y civiles. Todo ello, unido al fuerte antagonismo existente entre diversos líderes de la disidencia política, ha conducido a que la oposición haya perdido muchos miembros y simpatizantes y su imagen entre la población se haya deteriorado mucho.

La obsoleta estructura económica del país, heredada casi intacta de los tiempos soviéticos, unida a las sanciones impuestas por la UE y los EEUU (por la existencia en el país de prisioneros políticos y la ausencia de progresos en materia de respeto de los derechos humanos, el estado de derecho y los principios democráticos), dificultan el acceso de Bielorrusia al mercado crediticio internacional. Así, el país soporta en la actualidad los costes de endeudamiento más altos del mundo, por encima de Venezuela. La obtención de créditos concesionales, ya sea de instituciones financieras internacionales o incluso de Rusia, sigue estando condicionada a la articulación de reformas políticas y económicas de calado, que comprometerían seriamente la viabilidad del régimen.

Biografías
Aleksandr Lukashenko, Presidente de la República

Nació el 30 agosto 1954 en la localidad de Kopys del distrito Orshansk de la región de Vitebsk. Su infancia transcurrió en la localidad de Aleksandria del distrito de Shklov, de la región de Mogilev.

-En 1975 se licenció por la Facultad de Historia del Instituto Pedagógico de Mogilev, especialidad “maestro de Historia y Ciencias Sociales”. En 1985 obtuvo la especialidad de “economista organizador de la producción agrícola” tras estudiar a distancia en la Facultad de Economía de la Academia de Agricultura de Belarús.
-1975-1977. Sirvió en las Tropas Guardafronteras del KGB de la URSS en Brest como instructor político.
-1978-1980. Secretario de la organización del distrito de Shklov de la asociación nacional “Znanie” (Conocimiento).
-Desde 1979, miembro del PCUS hasta su ilegalización en agosto de 1991.
-1980-1982. Comisario político, comandante adjunto político de la brigada de carros de combate de la unidad militar 04104 de la región de Mogilev.
-1982-1983. Vicepresidente del koljós “Udarnik” del distrito de Shklov.
-1983-1985. Vicedirector del Combinado de Materiales de Construcción de Shklov.
-1985-1987. Secretario del Comité del Partido del koljós “Lenin” del distrito de Shklov.
-1987-1994. Director del sovjós “Gorodets” del distrito de Shklov.
-En marzo 1990 fue elegido diputado del Soviet Supremo de Belarús (XII legislatura) por el distrito electoral de Shklov.
-1993-1994. Colabora con el Movimiento Popular de Belarús, cuyo objetivo es el restablecimiento de la URSS. En 1991 fue el único diputado del parlamento de la república soviética de Bielorrusia que votó contra el acuerdo de disolución de la URSS y constitución de la CEI.
-En junio 1993 fue elegido presidente de la comisión provisional del Soviet Supremo para la lucha contra la corrupción creada para estudiar la actuación de las estructuras comerciales adscritas a los órganos de poder.
-En mayo 1994 fue promovido a las elecciones presidenciales en calidad de candidato independiente.
-El 10 julio 1994 ganó las elecciones presidenciales en segunda vuelta, con el 80,1% de los votos.
-El 20 julio 1994 fue investido Presidente de Bielorrusia .
-El 2 abril 1996 firmó en Moscú el Tratado de Creación de la Comunidad de Rusia y Bielorrusia.
-En 2004 promovió la organización de un referéndum para suprimir limitación constitucional de un máximo de dos mandatos presidenciales consecutivos.
-El 19 marzo 2006 resultó reelegido por tercera vez presidente.
-El 19 diciembre 2010 fue reelegido para un cuarto mandato con el 79,1% de los votos.
-El 21 enero 2011 tomó posesión del cargo de presidente de Bielorrusia.

Casado, tiene tres hijos. Aficionado al deporte, practica hockey sobre hielo, patinaje y esquí.

Mijail Myasnikovich, Primer Ministro

Nacido el 6 mayo 1950 en la localidad de Novi Snov, del distrito Nesvizh de la región de Minsk.
En 1972 se licenció por el Instituto de Ingenieros de la Construcción de Brest. En 1989 se licenció por la Escuela Superior del Partido de Minsk. Doctor en Economía (1998).

-1973-1977. Ingeniero en la compañía de aguas de Minsk “Minskvodokanal”.
-1977. Ingeniero jefe de la Dirección de empresas de los servicios comunales del Comité Ejecutivo Municipal de Minsk. Posteriormente, jefe de dicha Dirección.
-1983. Elegido presidente del Comité Ejecutivo del Consejo de Diputados Populares del Distrito Sovietsk de Minsk.
-1984. Designado vicepresidente del Comité Ejecutivo Municipal de Minsk.
-1985-1986. Secretario del Comité Municipal de Minsk del Partido Comunista de Bielorrusia.
-1986. Ministro de Vivienda y Sistema Comunal de la República Socialista Soviética de Bielorrusia .
-1990. Vicepresidente del Consejo de Ministros de la República Socialista Soviética de Belarús, presidente del Comité Estatal de Economía y Planificación de la República Socialista Soviética de Bielorrusia.
-1991-1994. Vicepresidente primero del Consejo de Ministros de la República de Bielorrusia.
-Durante las elecciones presidenciales de 1994 en Belarús encabezó el cuartel general electoral del candidato Viacheslav Kebich. Tras las elecciones fue invitado a trabajar en el equipo de Lukashenko.
-Del 22 julio 1994 al 10 octubre 1995 fue Viceprimer Ministro de la República de Bielorrusia.
-Del 10 octubre 1995 al 12 septiembre 2001, jefe de la Administración Presidencial de la República de Bielorrusia.
-En 2001 fue nombrado ayudante del Jefe del Estado en misión especial.
-El 19 octubre 2001 fue nombrado presidente de la Academia Nacional de Ciencias de Bielorrusia.
-El 28 diciembre 2010 fue designado Primer Ministro de la República de Bielorrusia.

Vladimir V. Makey, Ministro de Asuntos Exteriores

Nacido en 1958 en Grodno, Bielorrusia. Graduado del Instituto Pedagógico Estatal de Lenguas Extranjeras (1980), Academia Diplomática del Ministerio de Relaciones Exteriores de Austria (1993 ). 1980-1993 – Servicio en las Fuerzas Armadas de la URSS / República de Bielorrusia. Coronel retirado.

-1993-1995 – Tercer Secretario del Departamento de Cooperación Humanitaria de la Información (MAE); Segundo Secretario de la División de Análisis y Previsión (MAE); Segundo Secretario de la Oficina del Ministro (MAE).
-1995-1996 – Jefe Adjunto del Servicio de Protocolo de Estado del MAE. 1996-1999 – Representante de la República de Bielorrusia en el Consejo de Europa – Consejero de la Embajada de la República de Bielorrusia en la República Francesa.
-1999-2000 – Director del Departamento de Cooperación Paneuropea (MAE).
-2000-2008 – Asistente del Presidente de la República de Bielorrusia.
-2008-2012 – Jefe de la Administración del Presidente de la República de Bielorrusia.

Desde el 20 de Agosto de 2012 Ministro de Asuntos Exteriores de la República de Bielorrusia. Habla alemán e Inglés.  Casado , tiene tres hijos.

2.2. Política exterior

Desde 1998, con intermitencias, el régimen de Lukashenko ha sido objeto de sanciones de distinta naturaleza por parte de la UE y los EEUU. En respuesta a la represión desencadenada contra la oposición política tras las elecciones presidenciales de diciembre 2010, la UE y los EEUU renovaron sus sanciones financieras y la prohibición de viaje contra Lukasenko y altos funcionarios de su régimen. Asimismo, aumentaron su apoyo a la sociedad civil y oposición bielorrusas.

Las respectivas embajadas de los EEUU en Minsk y de Bielorrusia en Washington están encabezadas por encargados de negocios y sujetas a una importante limitación en su personal. Hasta junio 2011 la representación de la UE en Minsk estuvo a cargo de un encargado de negocios.

Huelga decir que el gran sostén internacional del régimen de Lukashenko es Rusia, país al que está unido por un entramado de relaciones muy profundas, que abarcan todos los ámbitos. Rusia le presta legitimidad, un ámbito geopolítico en que situarse (las organizaciones internacionales surgidas en el espacio postsoviético), asistencia financiera directa o indirecta (suministros energéticos a precios concesionales) y un favorable acceso de sus exportaciones al mercado ruso. Además, en Rusia reside aproximadamente un millón de ciudadanos bielorrusos.

En los últimos años, han aumentado de manera muy significativa los contactos entre Bielorrusia y China, que ha concedido importantes créditos para la ejecución de proyectos conjuntos condicionados a la importación de materiales y equipos chinos.

RELACIONES CON RUSIA
La relación con Rusia es la prioridad indiscutible de la política exterior de Bielorrusia.

Existen unos profundos vínculos políticos, militares, económico-comerciales, sociales, culturales, lingüísticos y familiares entre ambos países, que, de hecho y como tanto Lukashenko como Putin se afanan en repetir, son un único pueblo. Huelga decir que Rusia es el principal socio comercial de Bielorrusia, pues absorbe la mitad de su comercio internacional (45% de las exportaciones bielorrusas y 53% de las importaciones bielorrusas en 2013). Los intercambios comerciales ascendieron en 2013 a unos 45.000 millones dólares, colocando a Bielorrusia como el cuarto socio comercial de Rusia tras la UE en su conjunto, China y Ucrania. Rusia es también el principal inversor extranjero en Bielorrusia.

Bielorrusia es la única república surgida de la disolución de la URSS que, tras su independencia, se fijó como principal objetivo de política exterior la reunificación con Rusia. Hasta hace poco tal objetivo era más retórico que práctico. Bielorrusia estaba concentrada en su particular proceso de construcción nacional y nunca acababa de comprometerse decididamente con ninguna de las propuestas de integración con Rusia formuladas por el Kremlin.

Entre 1996 y 2000, mediante la firma de diversos acuerdos, Rusia y Bielorrusia crearon el llamado “Estado de la Unión”. La organización, que destacó por sus notables logros en el ámbito aduanero, consiguió la supresión de los aranceles para los intercambios comerciales en 2006.

Desde la desaparición de la URSS, el Kremlin premió la buena disposición de Bielorrusia, dispensándole privilegios comerciales sin parangón en el espacio postsoviético. Por ejemplo, hasta 2007 Bielorrusia estuvo años comprando gas y petróleo a Rusia a precios próximos a los del propio mercado interior ruso. Ello equivalía a una subvención de la economía bielorrusa, que generaba exportaciones, ingresos públicos, puestos de trabajo y, en definitiva, apoyos sociales para el régimen.

El presidente Lukashenko ha justificado tradicionalmente tales privilegios comerciales apelando a la estrecha relación militar que mantienen ambos países, que incluye un espacio aéreo único. “Bielorrusia es un escudo humano de 10 millones de personas que protege a Rusia de Occidente y tal servicio debe tener un precio”.

En 2007 Rusia comenzó a modificar los términos de sus relaciones económicas con Bielorrusia, ante la falta de un mayor compromiso bielorruso con los proyectos de integración regional promovidos por Moscú. En el periodo 20072010 el precio del gas ruso suministrado a Bielorrusia se incrementó, pasando de niveles próximos al del mercado interior ruso a aproximarse al precio medio europeo. Para apreciar el impacto de tal medida debe tenerse presente que el 96% de la energía eléctrica que produce Bielorrusia procede del gas, ya que no cuenta con plantas hidroeléctricas o reactores nucleares. Así pues, el precio del gas repercute directamente en la competitividad de cada uno de los sectores económicos bielorrusos.

Las relaciones bilaterales conocieron consiguientemente fuertes tensiones, agravadas por las dificultades económicas que uno y otro país han experimentado a causa de la crisis económica internacional.

Bielorrusia accedió en octubre de 2009 a la creación de una fuerza colectiva de reacción rápida en el ámbito de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC). Al mes siguiente, aceptó la creación de una Unión Aduanera junto a Rusia y Kazajstán, iniciativa lanzada por el entonces Primer Ministro Putin en respuesta al anuncio por la UE del lanzamiento de la denominada Partenariado Oriental en mayo de ese año.

Desde julio 2011 un arancel exterior único rige en los tres países y se han suprimido los controles aduaneros internos para las mercancías procedentes ya sea de un país socio o de un tercer país y destinadas al mercado interno. La gran excepción son las reexportaciones de petróleo ruso por Bielorrusia que excedan el volumen que dicho país destina a su consumo interno o que debe retornar a Rusia como derivados petrolíferos de producción bielorrusa. Dichas reexportaciones de petróleo ruso a terceros Estados están gravadas por un impuesto a la exportación que Bielorrusia debe recaudar y entregar a Rusia.

La pérdida de las tradicionales ventajas económicas que le ofrecía Rusia (progresivamente, desde 2007) y el fuerte incremento del gasto público que empezó a aplicar el gobierno bielorruso en enero de 2011, en cumplimiento de los compromisos electorales asumidos por Alexander Lukashenko en vísperas de las elecciones presidenciales de diciembre de 2010, sumieron a Bielorrusia en una grave crisis de balanza de pagos. El régimen bielorruso, tras resistirse a aplicar las profundas reformas estructurales que le reclamaba el FMI para la concesión de un nuevo paquete de ayuda financiera, tuvo que recurrir a Rusia para corregir tales desequilibrios. Rusia accedió a proporcionar a Bielorrusia una ingente asistencia económica en forma de subsidios indirectos a su energía (reanudación de los suministros de petróleo y gas a precio concesional), prestamos concesionales y adquisición de activos públicos. El Presidente Lukashenko, a cambio de ese apoyo, que ha evitado el desplome de su régimen, se comprometió a ser un socio leal de los principales proyectos de integración regional que impulsa Moscú en el espacio postsoviético.

Así pues, en junio de 2011 la Comunidad Económica Euroasiática (EurAsEc), bajo la batuta rusa, concedió a Bielorrusia, a través de su Fondo Anticrisis, un paquete de rescate financiero de 3.000 millones de dólares.

Por añadidura, el tradicional forcejeo que desde 2007 libraban Minsk y Moscú a fines de cada año por las condiciones de las entregas de gas y petróleo para el año entrante se saldó, en noviembre y diciembre de 2011, con unos acuerdos de suministro energético que pusieron fin a las desavenencias de esos cinco años previos. A resultas de dichos acuerdos, desde 2013 el precio del gas suministrado a Bielorrusia es similar al existente en el mercado interior ruso. Se estima que sólo con las rebajas acordadas en el precio del gas, Rusia ha subsidiado la economía bielorrusa en el periodo 2012-2014 por importe de 8.800 millones dólares.

El 1 de enero de 2015 entrará en vigor el tratado constitutivo de la Unión Económica Euroasiática. Se trata de la siguiente etapa de integración económica regional auspiciada por Moscú y supone ir más allá de la ya existente Unión Aduanera. De momento, formarán parte de la misma Rusia, Bielorrusia, Kazajstán y Armenia.

RELACIONES CON CHINA

En los últimos años han aumentado de manera muy significativa los contactos con China, dentro de los intentos globales del régimen de diversificar algo su política exterior y reducir la extrema dependencia de Rusia (acercándose a países como Irán, Venezuela o Armenia).

El pasado julio, Lukashenko visitó oficialmente China. Se firmó una “Declaración Conjunta para el establecimiento de una Asociación Estratégica Integral chino-bielorrusa”, que abarca aspectos políticos (apoyo recíproco en asuntos políticos, en particular aquellos que afectan a los respectivos intereses clave; compromiso de una mayor coordinación en asuntos de la agenda internacional, con un apartado específico referido a los derechos humanos, etc.) y económicos (acuerdo para desarrollar planes de colaboración en infraestructuras, energía, fabricación de maquinaria, productos químicos, etc.; compromiso de aumentar el comercio bilateral en productos de alto contenido tecnológico, así como de impulsar las inversiones mutuas fomentando la constitución de empresas conjuntas; etc.).

Los resultados más tangibles fueron la firma de sendos acuerdos para (1) la concesión por China de un préstamo de 323 millones de dólares dirigido a financiar parte de la construcción de la primera central nuclear de Bielorrusia (en Astravets, a 45 kilómetros de Vilnius), proyecto valorado en 5.000 millones de dólares y que pretende reducir la dependencia energética bielorrusa de las importaciones de gas natural ruso, así como para (2) la construcción de un parque industrial chino-bielorruso en los alrededores del aeropuerto de Minsk, que, con una inversión china de unos 5.000 millones de dólares, servirá de plataforma para que los productos chinos puedan acceder libres de impuestos al mercado ruso y kazajo.

ORGANIZACIONES FINANCIERAS INTERNACIONALES: FMI y Banco Mundial

La necesidad de financiar el creciente déficit público bielorruso en 2008 y las desavenencias con Rusia forzaron al presidente Lukashenko a sondear posibles alternativas a su dependencia de Moscú.

FMI

Bielorrusia se dirigió al FMI a finales de 2008 para paliar las consecuencias de la crisis financiera internacional y el déficit de las cuentas públicas generado por la pérdida de los privilegios comerciales que le concedía Rusia. En enero 2009, Bielorrusia y el Fondo concluyeron un programa económico apoyado por un crédito stand-by, que permitió preservar casi intactos durante dos años los principales programas sociales sobre los que se apuntala el régimen bielorruso (esto es, hasta las elecciones presidenciales de diciembre de 2010). Los fondos desembolsados en cumplimiento del programa ascendieron a 3.440 millones USD. La colaboración con el FMI obligó al gobierno bielorruso a introducir en la agenda política nacional la cuestión de la privatización de algunos de los principales monopolios estatales.

En junio 2010, Bielorrusia solicitó al FMI un nuevo crédito de estabilización de 8.000 millones de dólares, una vez concluido el programa financiero previo 2009-2010. El Fondo no accedió a la solicitud por considerar insuficientes los esfuerzos realizados por las autoridades bielorrusas para encauzar la recuperación económica. El Fondo sigue exigiendo a Bielorrusia reformas estructurales profundas para restaurar la confianza de los mercados y califica la inestable situación política de “riesgo adicional”. Así pues, no es de prever que en un futuro próximo el Fondo acceda a la solicitud bielorrusa, a menos que el régimen adopte previamente medidas que demuestren un compromiso serio con las reformas estructurales que se le reclaman.

Banco Mundial

Bielorrusia se adhirió al Banco Mundial (BM) en 1992. Desde entonces los compromisos financieros del BM con el país ascienden a 865 millones de dólares, repartidos en 12 proyectos dirigidos a promover reformas económicas, preservar el bienestar de los menos favorecidos y hacer frente a diversos problemas medioambientales. En el periodo 2009-2010, Bielorrusia recibió 550 millones de dólares (el 60% de toda la asistencia financiera que le ha sido suministrada por el BM desde 1992), lo que refleja la dureza con la que la crisis internacional golpeó el país.

ORGANIZACIONES REGIONALES EUROPEAS: UE, Consejo de Europa y OSCE

Las relaciones entre Europa y Bielorrusia, que, con altibajos, venían mostrado signos de mejoría desde el verano de 2008, se enfriaron a raíz de las elecciones presidenciales de diciembre 2010 y la renovada persecución que desde entonces padece la oposición política y los medios de comunicación independientes. Las elecciones legislativas de septiembre de 2012 tampoco fueron acordes con los estándares internacionales mínimos.

Unión Europea

Las relaciones bilaterales entre la Unión Europea y Bielorrusia se basan aún en el Acuerdo de Comercio y Cooperación (TCA) concluido por la CE con la antigua Unión Soviética en 1989. En 1995, la UE y Bielorrusia concluyeron la negociación de un Acuerdo de Cooperación y Asociación bilateral (Partnership&Cooperation Agreement), pero su ratificación por los EEMM fue paralizada en 1997 en respuesta a la situación política en el país.

La liberación en agosto 2008 de los presos políticos que hasta entonces permanecían en las cárceles bielorrusas despejó el camino para la implicación con Minsk que la UE llevaba años buscando.

Así, Bielorrusia es uno de los seis países que participan en Partenariado Oriental (PO), el instrumento lanzado por la UE en mayo de 2009 para fortalecer la cooperación política y económica entre la Unión y sus vecinos orientales y del Cáucaso. El objetivo inmediato de la UE es propiciar en esos países reformas democráticas y estructuras económicas de libre mercado para, así, hacerlos más estables. El objetivo a medio plazo de la PO es sentar las bases para la firma de Acuerdos de Asociación y Cooperación y de liberalización comercial (DCFTA) entre la UE y los países que hayan realizado suficientes progresos en esos ámbitos. El objetivo último es mejorar la seguridad del conjunto de la UE, garantizando que quede rodeada de países “con buenos gobiernos”. Bielorrusia es el único de los seis países del PO con el que no se ha negociado un acuerdo de Asociación/DCFTA.

Inicialmente la PO generó en Bielorrusia unas reformas cosméticas y, como se vio luego, con ocasión de las elecciones presidenciales de diciembre 2010, fácilmente reversibles.

Sea como fuere, las expectativas generadas con respecto a Bielorrusia se han visto frustradas. El fuerte deterioro de la situación de los derechos y libertades a raíz de las elecciones presidenciales de diciembre 2010 y el encarcelamiento de buen número de opositores políticos llevó a la UE a adoptar de nuevo sanciones contra Bielorrusia.

Con ocasión de una reunión de alto nivel de la PO en Varsovia en septiembre de 2011, a la que el Presidente Lukashenko no fue invitado, a diferencia de los demás Jefes de Estado de los países participantes en la iniciativa, se produjo la ruptura entre Bielorrusia y la PO. El gobierno bielorruso declinó enviar representante oficial alguno a la reunión y anunció su retirada de la iniciativa, dejando sin efecto los compromisos que había asumido en mayo de 2009.

Las elecciones legislativas de septiembre de 2012 tampoco fueron acordes con los estándares internacionales según la misión de observación electoral de la OSCE.

Así pues, el Consejo de Ministros de la Unión Europea ha venido renovando las “medidas restrictivas” (eufemismo para referirse a las sanciones) adoptadas contra Bielorrusia desde 2004 (a excepción del periodo 2008-2010) por su falta continua de respeto a los derechos humanos, la democracia y el estado de derecho. En efecto, en la revisión anual efectuada a finales del pasado octubre, las medidas restrictivas fueron renovadas por el Consejo de la UE hasta el 31 de octubre de 2015, porque “no todos los prisioneros políticos han sido liberados, ningún prisionero político liberado ha sido rehabilitado, y porque el respeto a los derechos humanos, el estado de derecho y los principios democráticos no ha mejorado en Bielorrusia.”

Consejo de Europa

Bielorrusia no es miembro del Consejo de Europa. Es Parte, eso sí, de seis convenciones de dicha organización. No obstante, dista mucho de ajustarse a los estándares mínimos vigentes entre los miembros del Consejo de Europa en materia de democracia, estado de derecho y respeto a los derechos humanos.

Bielorrusia es el único país europeo que mantiene vigente la pena de muerte en su ordenamiento jurídico. Su abolición es una cuestión crucial para el Consejo de Europa. Las autoridades bielorrusas justifican su mantenimiento en el gran apoyo de que goza entre la población. Con todo, bajo la presión del Consejo de Europa, las autoridades bielorrusas han llevado a cabo algunas tímidas campañas de sensibilización sobre esta cuestión, tanto en el parlamento como en la opinión pública general.

OSCE

De enero de 2003 a marzo de 2011 operó en Minsk una oficina de la OSCE, que sustituyó a la representación de menor grado (Grupo Consultivo y de Control) que la organización tuvo antes en Bielorrusia. Dicha oficina desempeñó un papel clave en las tímidas reformas emprendidas por el régimen de Lukashenko en 2008 y 2009.

En diciembre de 2010, inmediatamente después de que las elecciones presidenciales, el gobierno bielorruso decidió no renovar el mandato de la oficina de la OSCE en Minsk.

3. RELACIONES BILATERALES

3.1. Relaciones diplomáticas

El 13 de febrero de 1992 se establecieron relaciones diplomáticas.

Ni España tiene embajada en Minsk, ni Bielorrusia en Madrid. El embajador de España en Moscú está acreditado en Bielorrusia. El embajador de Bielorrusia en París está acreditado en España. La expedición de visados a los residentes en Bielorrusia que se proponen viajar a España corresponde a la embajada de Francia en Minsk. Existe un cónsul honorario de España en Minsk.

Las relaciones bilaterales que mantienen España y Bielorrusia son todavía escasas.

3.2. Relaciones económicas

En 2013, el comercio bilateral con Bielorrusia (189,7 millones de euros) representó el 0,037% del comercio total de España con el resto del mundo, lo que sitúa a dicho país como nuestro 109º socio comercial

El siguiente cuadro refleja el comercio bilateral reciente.

Relaciones Económicas Bielorusia

La presencia empresarial española es de escasa importancia, aunque se vienen registrando importantes tasas de crecimiento de las exportaciones españolas en los últimos años, que han pasado de 79,56M€ en 2010 a 143,48M€ en 2013. A tenor de las cifras preliminares del presente 2014 (1 de enero a 1 de septiembre), dicha tendencia parece confirmarse (101,91M€ de exportaciones y 10,98M€ de importaciones).

Las principales exportaciones son, por este orden, máquinas y aparatos mecánicos; frutas, legumbres y hortalizas; vehículos automóviles y manufacturas de piedra. En cuanto a las importaciones, se encuentran menos diversificadas dado que más de la mitad son combustibles y una cuarta parte abonos y fertilizantes.

3.3. Cooperación

Desde hace años se lleva a cabo un programa de acogida de niños de Bielorrusia, afectados por el desastre de Chernobil, por familias españolas (unos 3.000 niños en Navidad y verano).

España contribuyó en 2008 con 50.000 € al Fondo Fiduciario de la Universidad Europea de Humanidades (en el exilio en Vilnius).

Desde 2001 hasta 2012 hubo un lector de AECID en la Universidad Lingüística Estatal de Minsk.

3.4 Relación de visitas

Personalidades bielorrusas que han visitado España

Diciembre 2009. Syarhei Martynau, ministro de Asuntos Exteriores. Junio 2014. Nikolai G. Snopkov, ministro de Economía.

Personalidades españolas que han visitado Bielorrusia

Marzo 2009. Miguel Ángel Moratinos, ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

3.5 Relación de declaraciones, tratados y acuerdos firmados

Acuerdo sobre las condiciones de la mejora de la salud de menores nacionales de la República de Bielorrusia en el Reino de España (2009).

Protocolo por el que se introducen enmiendas en el Acuerdo sobre las condiciones de la mejora de la salud de menores nacionales de la República de Bielorrusia en el Reino de España (2009).

Programa de cooperación en el ámbito deportivo entre el ministerio de Deporte y Turismo de Bielorrusia y el Consejo Superior de Deportes de España (1994).

Como con el resto de los países ex soviéticos, con Bielorrusia siguen formalmente vigentes algunos de los tratados suscritos por España con la URSS. (Acuerdo de Protección y Promoción Recíproca de Inversiones y Acuerdo para evitar la Doble Imposición).

3.6. Datos de la representación española

España no tiene embajada en Bielorrusia. La Embajada de España en Moscú y el Consulado General de España en Moscú son los encargados de los asuntos relativos a Bielorrusia. Tiene, en cambio, un consulado honorario en Minsk. También existe en Minsk un Centro Español de Recogida de Solicitudes de Visado, que depende del Consulado General en Moscú.

Embajada de España en Moscú

Bolshaya Nikitskaya Ulitsa 50/8;
115127 Moscú
Teléfonos: +7 (495) 690 29 93/690 30 02/690 32 50/6930 30 54/916 54 34
Fax: +7 (495) 691 91 71
Correo electrónico: [email protected]
http://www.maec/embajadas/moscu

Agregaduría de Defensa

Bolshaya Nikitskaya Ulitsa 50/8;
115127 Moscú
Teléfonos: +7 (495) 690 35 72/956 63 45.
Fax: + 7 (495) 956 33 80.
Correo electrónico: [email protected]

Consejería de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino

Bolshaya Nikitskaya Ulitsa 50/8;
115127 Moscú
Teléfono: +7 (495) 956 31 45
Fax: +7 (495) 956 63 42
Correo electrónico: [email protected]

Consejería de Información

Bolshaya Nikitskaya Ulitsa 50/8;
115127 Moscú
Teléfono: +7 (495) 931 95 92
Fax: +7 (495) 931 95 93
Correo electrónico: [email protected]
http://www.rusia.informacion.la-moncloa.es

Agregaduría de Educación

Bolshaya Nikitskaya Ulitsa 50/8;
115127 Moscú
Teléfono: +7 (495) 787 72 45.
Correo electrónico: [email protected]
http://www.educacion.es/exterior/ru

Agregaduría de Interior

Bolshaya Nikitskaya Ulitsa 50/8;
115127 Moscú
Teléfonos: +7 (495) 956 63 41 y +7 (499) 241 14 28.

Oficina Económica y Comercial

Ulitsa Vozdvizhenka, 4/7, Business Center Mojovaya, piso 3;
Moscú 125009.
Tel: +7 (495) 783 92 81/ 82/ 83/ 84 y 85.
Fax: +7 (495) 783 92 86/91.
Email: [email protected]

Oficina Española de Turismo

Ulitsa Tverskaya, 16/2, Edificio “Galeria Aktior”, 6ª planta;
103009 Moscú
Teléfonos: +7 (495) 935 83 99/935 83 97/935 83 98
Fax: +7 (495) 935 83 96
Correo Electrónico: [email protected]
http://rusia.oficinascomerciales.es

Consulado General de España en Moscú

Stremianni pereulok 31/1;
115054 Moscú
Teléfonos: +7 (495) 234 22 98/7
Fax: +7 (495) 234 22 86
Correo electrónico: [email protected]

Consulado honorario en Minsk

Cónsul Honorario: D. Mijail Litin Calle Slavinskogo,
37-162; 220086 Minsk; Bielorrusia
Teléfonos: +375 172 63 20 08
Fax: +375 172 63 20 08
Correo electrónico: [email protected]

Sugerencias y comentarios

Si consideras que hay algún error en el texto o deseas aportar información para mejorarlo puedes enviarnos un comentario a través del siguiente formulario. Agradecemos tu colaboración.